martes, 6 de noviembre de 2012

Tombstone Tourist

Día 1 de noviembre. Festivo. Nada que hacer. Después del desayuno, al Consorte se le ilumina la bombilla, ¿y si vamos a un cementerio? Preparamos unos sándwiches, cogemos el metro y un autobús y nos plantamos en la puerta de la Sacramental de San Justo. Una vez subida la cuesta inicial, se encuentran patios muy, muy bonitos.
















 

Una pena no poder dejarle una flor a Larra en la víspera de su inolvidable Día de Difuntos. Cachislamar.



En nuestro afán por descubrir los cementerios de Madrid, tenemos aún pendiente el Británico, volver y aprovechar más tiempo en el Civil, y sobre todo hacer una de las visitas guiadas del Cementerio de San Isidro, una iniciativa poco común (por lo menos en Madrid) y que, en mi humilde opinión, parece muy interesante. Ya os contaré y, por supuesto, los fotografiaré.




4 comentarios:

  1. ¡¡Qué maravilla!! ¡¡Y menudas fotos!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Preciosas fotos! Apuntada la recomendación de visitar cementerios en Madrid. Apetece... ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Es un cementerio bellísimo! Ay a quien le sorprende que un cementerio pueda parecer bello, pero los hay maravillosos. La belleza no solo está en lo que nos trasmite felicidad.

    Besos y gracias por visitarme!
    Ana.

    ResponderEliminar
  4. Una iniciativa atractiva y diferente. Hay un gran arte encerrado en los cementerios y buenos motivos fotográficos. Me has dado la idea de hacer una salida fotográfica con nuestro grupo al cementerio de mi ciudad aunque no es, desde luego, el mismo escenario que los que has nombrado.
    Saludos.

    ResponderEliminar