jueves, 9 de febrero de 2012

Sigo viva

Después de casi un mes sin postear nada (y con un último post bastante suicida-apocalíptico, me cayeron los 27 de golpe y sin anestesia), vuelvo. Aunque sin muchas novedades.

Tras el bajón cumpleañero (cada vez más cerca de los treinta, arghhh!), me he refugiado en mi humilde hogar, porque en el trabajo no hacen más que darme disgustos. El palo del irpf ha sido casi lo de menos, porque escuchar cada diez minutos la cuña de San Valentín tilín tilín con Sergio Dalma me ha derretido la neurona. Pero el trauma gordo gordo ha sido el Nuevo Uniforme.

Desde que entré, me he quejado del uniforme por cuestiones básicamente de calidad: los pantalones son papel de fumar, las camisas se rajan con mirarlas y con las hombreras de la chaqueta parezco Rachel de Blade Runner.

Pero ¡ay! ¡Cómo voy a echar mis hombreras de menos a partir de marzo, cuando me tenga que poner mi camisa de rayas verdes (babi de guardería meets delantal de pescadero) con mi rebequita negra. He decidido colgarme unas gafas a lo María Teresa Campos y peinarme con moño todos los días. Y hacer calceta en mis ratos libres. El horror, el horror...


Traumatizada como estoy, y como hace un frío que pela, mis últimas semanas han estado plagadas de cine: Albert Nobbs o Glenn Close disfrazada de Joaquín Reyes disfrazado de Nicki Lauda; J. Edgar; Sherlock Holmes. Juego de Sombras; The Artist... oh, Jean Dujardin!


Y ahora, pelada de frío y de dinero, me estoy dedicando a leer y a consumir rooibos de fresa y nata o de chocolate y menta en cantidades industriales mientras me meriendo La Casa Infernal de Richard Matheson. Que Las Puertas de Anubis me duraron dos semanas...

Choné también estaba enganchadísima



... Si al final va a ser verdad eso de que me estoy haciendo mayor...

2 comentarios:

  1. ¡Ánimo con el cumple, que algunas somos aún más viejas, jeje! ¡Bienvenida por aquí de nuevo! A mí me encantó The Artist, precisamente la ví por mi cumple ;).¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Dujardin tiene chispa, eh.

    Ánimos (cuando llegue a los treinta te cuento qué te tal, los tengo a la vuelta de la esquina jajaja)


    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar