martes, 30 de agosto de 2011

Oh, Carole!

Ayer por la noche cambié un rato la pantalla del ordenador por la de la televisión. Y mis ojos enrojecidos, resecos y con picor se cruzaron con esta maravilla...



Pues sí, anoche cambié los archivos de word por los dvd y estuvimos deleitándonos con mi adorada Carole Lombard. Aunque la película, Supernatural (1933), partía de una premisa bastante original (el espíritu de una asesina ejecutada en la silla eléctrica posee a la Lombard para intentar matar a un ex-amante), tampoco fue nada del otro jueves. Eso sí, unos vestidos y unos peinados y una Carole exquisitos. Hasta el Consorte se preocupa porque, cada vez que ve una película de los años 30, se fija en todos los peinados, y si llevan bien hechas las ondas al agua. Mea culpa, lo admito.


El caso es que hoy, en uno de mis múltiples descansos de Nietzsche, Artaud & Co., me he puesto a ver los primeros cortos en los que apareció Lombard. Qué haría yo sin youtube. La conocida como reina de la comedia debutó, como no podía ser de otra forma, en cortos de Mack Sennet . Y ahora, tras babear de lo lindo viéndola como una flapper bailando charleston, vuelvo a mis obligaciones.



Por si os interesa, os dejo los enlaces a los dos cortos que he visto:


Matchmaking Mamma parte 1  parte 2  parte 3


Señorita Tula, ya puede usted tacharme de intelectualoide. ¿Tendré que responderle con un post sobre la versión turca de Star Trek?


martes, 23 de agosto de 2011

De vuelta

Vuelvo de mi retiro espiritual en tierras del Norte. Playa, fresquito por las noches y tormentas.
Salí huyendo la semana pasada tras ver que los Ultracuerpos habían tomado la ciudad por completo... ¡había monjas hasta en el Parque de Atracciones! Así que, tras casi perforarme los tímpanos poniendo el ipod a todo volumen en el metro para no escuchar sus cánticos y sentirme observada en una mezcla de The Walking Dead (hordas por doquier) y La Invasión de los Ultracuerpos, el Consorte y una servidora decidimos que era la mejor época para huir de Madrid.


 Y nos plantamos en Bilbao. Cinco días de descanso, playa, helados riquísimos y horas de tetris en una GameBoy rescatada en el espacio y el tiempo que aún funciona, y que sería una excelente compañera de mi NES, aquí presente. Me fui con una bolsa llena de libros (aún sigo enredada con Rimbaud) y volví con la bolsa aún más llena: dado que tengo un Consorte enamorado de la ciencia ficción, y yo no he leído prácticamente nada, era muy tentador traerme alguna obra más o menos representativa para comenzar. Dicho y hecho.


Las puertas de Anubis de Tim Powers,  viajes en el tiempo y Coleridge, además de estar considerada la precursora del steampunk (aunque eso es discutible, habiendo por ahí unos tales Julio Verne o H.G. Wells, ejem); El Prestigio de Christopher Priest, sí, la de la película, en una preciosa edición de Minotauro; Soy Leyenda de Richard Matheson, una más en mi obsesión por la literatura vampírica no crepuscular; Dune de Frank Herbert, mítica; y por último, dejando de lado la ciencia ficción, una novela negra a la que le tenía ganas desde hace años, La Dama del Lago de Raymond Chandler. Ya tengo entretenimiento para un buen rato, aunque antes tenga que terminar las ochocientas y pico páginas de Varney, the Vampyre, que me ha enganchado de lo lindo.


Y poco más. Vuelta a la rutina, a las clases, a la tareas marujiles... en definitiva, vuelta a casa. Una casa por fin completa, ya que, después de casi un año, hemos montado la estantería que faltaba en la habitación.Un espacio propio para Pee-Wee y más espacio para libros. A ver cuánto tardamos en llenarla...







lunes, 8 de agosto de 2011

Otro blog más

El otro día (ese vago espacio de tiempo que va desde antes de ayer hasta hace tres meses), llevando a mi sobrina Isabel de paseo, paramos, como casi siempre, a mirar libros. Moneando por la sección de papelería encontré un cuadernito de Moleskine hecho a mi medida: un diario de libros. Para apuntar el libro que lees, en el idioma en que lo lees, la fecha en la que lo empiezas y lo terminas, tu pequeña crítica y espacio para tus citas favoritas. Una monada, pero que costaba un riñón, y mi no-sueldo de parada no me daba para ello. Por lo que, para ahorrar papel, dinero, y viendo que le he cogido el gustillo a esto de la blogosfera, he decidido crear mi diario de libros virtual; ya sé que existen goodreads y páginas por el estilo, pero me apetecía un espacio propio.

Así que, sin más preámbulos, sean ustedes bienvenidos al mundo de los libros malvados de Mademoiselle Lulu...


viernes, 5 de agosto de 2011

Música, música y más música

Acabo de ver en feisbuk que un amigo ha comenzado un reto musical de 30 días. Y como a mi me gustan más estas cosas que a un tonto un lápiz, me dispongo a hacerlo aquí, pero a lo bestia. Nada de esperar un mes para acabarlo, aquí va el reto completo. Yo soy asín.

día 01 - tu canción favorita - Una de tantas...



día 02 - la canción que más odias - Ese chillido no es humano, no me j...



día 03 - una canción que te pone triste -  Más que triste, tontorrona. No sé por qué. Pero me encanta...




día 04 - una canción que te recuerda a alguien


día 05 - una canción que te recuerda un lugar- Solía cruzar los puentes hacia la Île de Saint-Louis con esto a todo volumen. No hay explicación lógica.




día 06 - una canción que te pone contento - Me diréis que no :)



día 07 - una canción que te recuerda un momento específico




día 08 - una canción cuyas letras te sabes perfectamente- Además en "ese" idioma. No en inglés.



día 09 - una canción con la que puedes bailar- Tony Manero, a way of life. Amo el disco y a los Bee Gees!



día 10 - una canción que te ayuda a dormir- Ésta y la Violetera son intercambiables.




día 11 - una canción de tu banda/intérprete/músico favorito- Oh, Jakob!



día 12 - una canción de una banda/intérprete/músico que odias- No me voy ni a molestar. Buscad "Bunbury" o "Morrisey" en youtube, si os interesa :)


día 13 - una canción que te gusta en secreto (placer culable)- Tope pegadiza, y best (y gayest) video ever, he dicho.



Y otra más...



Y ya, la peor de todas... Por esta merezco el destierro.



Esta no me da tanta vergüenza, hasta le ví en concierto... QEPD



día 14 - la canción que más veces has escuchado en tu vida- Desde que tengo uso de razón y edad para ir a conciertos.



día 15 - una canción que de alguna manera te describe - ¿¿¡¡Solo una!!??








día 16 - una canción que te solía encantar y ahora no soportas- A ellos en sí. Apaleadme.



día 17 - una canción que escuchas en todos lados- Me persiguen. Ambos dos.





día 18 - una canción que te gustaría escuchar más frecuentemente- Necesitamos más swing en nuestras vidas!




día 19 - una canción de tu disco favorito- Mucho The Doors, pero EL DISCO, para mí, es el Grace de Jeff Buckley. Im-prezionante.



día 20 - una canción que te gusta escuchar cuando estás enojad@- Y, a ser posible, con las botas militares de punta de acero puestas...



día 21 - una canción que te encantaría escuchar en vivo alguna vez- Too late :(



día 22 - una canción que te recuerda al amor de tu vida




día 23 - una canción que quieres para tu boda- Friki que es una. Y la segunda, para el baile, obviamente.






día 24 - una canción que quieres para tu funeral- La primera era bastante evidente que caería, ¿no?





día 25 - una canción que te hace reír- GENIUS





día 26 - una canción que puedes tocar con algún instrumento (o te gustaría)- Puestos a pedir...



Aunque, realmente siempre he querido hacer esto...



día 27 - una canción que has cantado o te gustaría poder cantar con público



día 28 - una canción que te pone cachond@- Pero mogollón




día 29 - una canción de tu infancia- Y sigue siendo de mis favoritas.



día 30 - tu canción favorita en este momento pero el año pasado- Como para acordarme... aunque en verano suele darme por el doo-wop, así que...

lunes, 1 de agosto de 2011

Cementerios de París (III): Père-Lachaise

...o, como yo lo llamo, "home sweet home". El más grande de los tres cementerios del centro de París, recomiendo encarecidamente pedir un plano gratuito en la entrada principal o llevarlo impreso desde casa. O, si tenéis suerte y me encontráis por allí, preguntarme dónde está la gente, porque es un verdadero laberinto. Pero un laberinto en el que me encanta perderme, pasear y disfrutar del paisaje. Una, que lleva una gótica dentro, yatusabesmiamol.

Esta vez no os aburriré con tumbas de famosos, porque entonces colgaría más de doscientas fotos, así que os dejo con una pequeña selección de las que más me han gustado. Y sí, la tumba de Jim TIENE que estar entre ellas. Gajes del oficio...

 
Entrada Principal



Si en Montparnasse teníamos a la familia Addams, aquí están los Munster




Ya sabéis dónde está enterrado Voldemort

Y ahora, historias de la abuela cebolleta. Años ha (véase en 2007-2008), viendo fotos del cementerio por interné (por lo que se ve, no tenía suficiente con visitarlo semanalmente) encontré una tumba de una persona anónima que me encantó: era de una joven que murió en los años 20 o 30, y su sepultura estaba adornada con una estatua de una flapper. Y yo, cómo no, me obsesioné con encontrar la tumba para fotografiarla. Ahora bien, ya he dicho que Père-Lachaise es enorme y es difícil encontrar incluso a algún famoso teniendo las tumbas bien señaladitas en el plano. Agárrate si quieres encontrar una tumba anónima. Pues ni corta ni perezosa saqué mis dotes detectivescas y, observando detenidamente la foto que encontré en la web, supuse que estaría en la zona norte del cementerio, donde las avenidas tienen una distribución en cuadrícula y no tan laberíntica como la zona sur; no obstante, es una zona gigantesca. Después de tres o cuatro días de investigación, rien de rien, la flapper se escondía de mi. Ya aburrida, me dirigí hacia Oscar Wilde para ver qué se contaba. Al despedirme de él, miré justo enfrente de su tumba y me pareció ver un piececillo de mármol tres o cuatro filas de tumbas por detrás. Y, efectivamente, ahí estaba. ¡Y qué maravilla de tumba! Y con un precioso epitafio de un poema de Malherbe: "Fue una rosa y como las rosas vivió el espacio de una mañana". Huelga decir que desde entonces siempre la visito...


Et rose, elle a vécu ce que vivent les roses: L'espace d'un matin.

Más historias de Père-Lachaise. Una más o menos graciosa (dentro de que hablamos de la sepultura de un joven periodista asesinado a balazos, ejem) es la de la tumba de Victor Noir, caracterizada por una estatua yacente del finado ataviado con un pantalón muy ceñido y un miembro del cadáver con evidentes signos de rigor mortis. La estatua, de bronce, tiene desgastados tanto los labios como el ya mencionado miembro; se supone que, si una mujer quiere incrementar su fertilidad, debe tumbarse encima del pobre Victor, arrimar un poco la cebolleta y besarle en los labios. Mi adorada Dita ya lo hizo, y a mi me dieron ganas, no por la cuestión de la fertilidad (Jim me libre!) sino por emularla con una foto molona como la suya...

Victor Noir
Dita y Victor
Bonita y trágica historia es la del pintor Amedeo Modigliani y su amante Jeanne Hébuterne. Ambos están enterrados juntos, y hay que fijarse en las fechas de sus muertes... Jeanne se suicidó dos días después de la muerte de él por meningitis. Se tiró desde un quinto piso, embarazada de nueve meses. Su epitafio lo dice todo: "Compañera devota hasta el sacrificio extremo".


Para concluir este paseo, os dejo con mis dos grandes amores. El primero, Oscar Wilde, cuya tumba está hecha unos zorros por la tradición (que no sé muy bien de dónde salió) de dejarle un beso marcado; la gente, que es muy cerda, no se conforma con los besos, sino que la pintarrajea de mala manera. Una lástima, ya que por la parte posterior se encuentran unos versos de su "Ballad of Reading gaol", ya ilegibles.
And alien tears will fill for him,
Pity's long-broken urn,

For his mourners will be outcast men,

And outcasts always mourn.


Y cómo no, como colofón final, ÉL. El motivo del viaje. Mi adorado tormento. Jim Morrison, en el cuarenta aniversario de su muerte. Fue difícil sacar buenas fotos, ya que la tumba estaba completamente rodeada de gente, pero lo importante fue estar allí y "verle". Con él despido este "especial" de cementerios parisinos que espero que os haya gustado. À bientôt!


Little Lizards