viernes, 28 de enero de 2011

Desaparecida en combate


Y es que ando un pelín liada con los trabajos del master del Universo. La semana que viene seré libre cual pajarilio y volveré por aquí, I promise.

martes, 18 de enero de 2011

Regalazo

No sé qué ha pasado este año con mi cumpleaños. Con eso de que caía en lunes, tanto a mi familia como al Consorte les ha pillado el toro y no tenían regalos. Así que ayer me vi con una caja de bombones y las botas que me compraron por adelantado el viernes pasado. Muy triste.



Al que peor le salió el asunto fue al Esposo. Lo que me quería comprar estaba agotado en la Fnac (¿qué sería? Siempre me quedará la duda), y ayer no le dio tiempo a comprar nada porque salió dos horas tarde del trabajo. Conjunción planetaria de los ofiucos para quedarme sin regalo. Pero como es un hombre de recursos y me conoce bien (y yo soy muy pesada con el tema, también), salió con un REGALAZO de última hora: me ha pagado un vuelo a París.
 
Nada nuevo, pensaréis, el viaje anual a Mordor… salvo que los vuelos son para estar una semana en la ciudad de la Luz, semana en la que entra el 3 de Julio, en el 40 aniversario de la muerte de Jim Morrison. Tendré que llevarle la tesina, a ver si le gusta…

Foto: Moi

Así que desde aquí, mi más sincero agradecimiento al Consorte, y voy pidiendo perdón ya por el día morrisoniano que tendrá que aguantar: empezando por la rue de Beautreillis y acabando en el café À la Renaissance tomando unas cervezas con un ser parecido a Lou, el personaje de Little Britain, que pasa el día en el cementerio de Père-Lachaise con su album de fotos de Jim, contándole historias a quien se preste. Servidora una vez se llevó un beso y un abrazo de semejante personajillo, diciendo a todo el bar que era su hija. Bizarrismo parisino. Qué ganas de volver.

lunes, 10 de enero de 2011

Se nos ha ido un grande

Adiós y buen viaje a Juan Piquer Simón, director de cine fantástico español.

Una es muy friki y lo admite: Me encantan las películas de serie B o Z.

Mi primer contacto con J.P. Simon fue a través de Supersonic Man, la única película de superhéroes hecha en España, y me enamoró: tractores de cartón piedra marca ACME, un supervillano homenaje a los de James Bond, un robot de cartón que lanza fuego, pistolas láser, cambios de armas por plátanos... y Kronos, el superhéroe que se infla cuando se pone el traje (ya que, cuando va de incógnito/persona normal, parece un actor porno de los 70, bigotillo incluido).


Buscando, buscando, al final me he hecho con una colección de películas de este señor bastante maja. Y lo que al principio buscaba el cachondeo y la risa floja ante tan magnas obras del cine casposo, acabó convirtiéndose en un cierto cariño por este hombre, y por todo lo que nos ha dado, entre lo que se cuentan películas en las que Anita Obregón actúa junto a Peter Cushing y Terence Stamp (qué diantres?), duelos interpretativos entre Pocholo Martínez Bordiú y Emilio Linder y todo el Frank Braña que una fan fatal pueda desear.

Descanse en paz, J.P. Y espere un homenaje esta semana por mi parte, ya que voy a revidear todas sus obras.

martes, 4 de enero de 2011

Felicitaciones Matrimoniales

El primer post del año. Dada la falta de inspiración que tengo ahora mismo, voy a dedicárselo a una pareja que adoro y admiro hasta límites enfermizos: Amanda Palmer y Neil Gaiman, ya que por fin Lo Han Hecho. Se han atado la soga.

 
Subida por Amanda a twitpic










Y como no podía ser menos, Amanda ha llevado el vestido que utilizaba para sus actuaciones como estatua humana (véase mimo) por las calles de Boston antes de saltar a la fama como la cantante y teclista de The Dresden Dolls.
Amanda se ganaba la vida siendo "The 8ft Bride", que sería algo así como "La Novia de 2,5m". Aprox.

Amanda Palmer

Hace cosa de dos meses, como regalo a Neil por su 50 cumpleaños, ella organizó una boda sorpresa / flashmob en Nueva Orleans. Su amigos y familiares asistieron a la performance, el señor Gaiman no sabía nada y de repente se encontró casándose con una estatua, The 8ft. Bride. El álbum de fotos hecho por Kyle Cassidy es una delicia, no tiene desperdicio.




Así que por mi parte nada más, desearles toda la suerte del mundo a los tortolitos, y ojalá se inspiren mutuamente para seguir escribiendo grandes canciones y fantásticas historias fantásticas, de esas que tanto nos gustan.

Neil, Amanda y Jason Webley.